FAMA Y EGO

....................................................................................................© CYAN mag


De maestros a estrellas. La arquitectura está en el mercado y es además un producto de lujo. Lo que empezó siendo un proyecto de superación de las capacidades humanas, los rascacielos, ha derivado en una carrera de primer día de rebajas por ver quién consigue el proyecto de mayor escala y presupuesto. Bienvenidos a la arquitectura de los mass media. Ahora es común encontrar proyectos conjuntos entre arquitectos y celebrities, por ejemplo Zaha Hadid y Karl Lagerfeld o Brad Pitt y Frank Gehry. Pero todo esto no es nuevo, ya lo empezó Philip Johnson en los sesenta intentando salir a cualquier precio en los programas de mayor audiencia al más puro estilo Oprah. Pero este afán de notoriedad es transitorio y la edad hace desvanecer el interés mediático.

Le Corbusier, quien diseñara una ciudad para un millón de habitantes, decidió pasar los últimos años de su vida aislado de la civilización en el Cabanon (Cap-Martin, Francia), una pequeña cabaña diseñada por él mismo que sólo pretendía cubrir las necesidades mínimas de habitabilidad. Otro ejemplo paradigmático es el de Enric Miralles y el encargo de un kolonihaven, un pequeño refugio en un huerto de Copenhague. Aunque Miralles nunca llegó a ver este proyecto terminado, sin duda es uno de sus trabajos más íntimos. El programa del proyecto surgió de grafiar los movimientos de su hija mientras jugaba con una silla.

Los grandes arquitectos se cuestionan a sí mismos cuando deben desarrollar pequeñas arquitecturas, arquitecturas mínimas donde los grandes alardes no sirven de mucho, y lo que prima es su forma íntima de entender el habitar. Kazuyo Sejima afirma que la valía de un arquitecto se mide cada vez que hace una vivienda. Sejima entiende la vivienda como una célula, una unidad básica en la que volcar su visión más personal de la cotidianeidad. Pero no es la única.


La vivienda es un laboratorio donde desarrollar el trabajo más vocacional y tratar de resolver problemas de la vida diaria de una manera más sincera, espontánea y desinteresada, dejando de lado cualquier interés político o ególatra. Charles y Ray Eames adoptaron esta postura como actitud vital, y convirtieron sus propias dinámicas del día a día en una verdadera estrategia proyectual. Registraban todo cuanto caía en sus manos, fotografiaban desde los elementos que componían su desayuno a las facturas y documentos que firmaban. Sus proyectos fueron de muy diversas escalas pero sin duda se dieron a la fama internacional por sus pequeños diseños, desde mobiliario a caretas y juguetes para sus hijos.


....................................................................................................© CYAN mag

Otro ejemplo de un gran arquitecto que llegando a lo más alto, proyectaba desde lo más sencillo, tratando de inyectar su tradición finesa en cada proyecto, es Alvar Aalto. Uno de sus proyectos más poéticos y también más desconocidos, es el diseño del Nemo propheta in Patria (Nadie es profeta en su tierra), un barco de recreo para poder pasar sus ratos libres navegando por los fiordos. Todos los grandes se vuelven pequeños cuando deben proyectar lo más íntimo, una casa, o aun más cuando ellos son sus propios clientes.

Los grandes iconos de la arquitectura han tocado fondo, quizás transitoriamente. El star-system de la arquitectura han sido los grandes afectados. Han pasado de monarcas de la arquitectura a señores feudales, lo cual no está nada mal, pese a que sus egos queden afectados de aquí en adelante. Los estragos que ha causado la crisis económica en el mundo de la construcción y luego por tanto en la arquitectura; han desatado el fin del iconicismo. Una etapa llena de grandes edificios-monumeto, a cada cual más caro, más grande y menos comprometido que el anterior. Pero como todo fin, implica un comienzo de una nueva arquitectura, la arquitectura discreta, acorde a la actual situación y donde los arquitectos se podrán mostrar más íntimos que nunca.

October 2009
Article published on CYAN magazine #6. Link here