LAS VISIONES DEL MIRADOR

...............................................................................© STAR strategies + architecture

A favor o en contra. Es pretencioso discernir entre si algo es bueno o malo; la determinación de ambos conceptos y su aplicación al proyecto del estudio STAR (strategies + architecture) para el mirador del palmeral de Elche, los ofrezco al lector. Por ello me centraré única y exclusivamente en describir las fortalezas y debilidades del proyecto, dejando de lado cuestiones sobre la pertinencia o no de un mirador para el palmeral. Considero como punto de partida la óptica de Félix Guattari sobre la ecología o sus tres partes integrantes, la ecología social, la económica y la medioambiental; todas ellas complementarias e igualmente relevantes, y a las que este proyecto responde de diferentes maneras.

Sin duda uno de los principales fuertes del proyecto propuesto por STAR es la posible incorporación de la estación de tren al programa del mirador, que complementado con el paseo propuesto, convertirá el entorno en un foco de atracción social. Si bien la estación permitirá generar un trasiego continuo por parte de los ilicitanos; el propio mirador no funcionará previsiblemente del mismo modo, puesto que darse una vuelta en la noria implicará un previo paso por caja. Este aspecto económico tiene una doble lectura, si bien el ticket de diez euros no se convertirá en un gasto cotidiano de los ciudadanos; sí que esos ingresos resolverán la financiación del proyecto en un plazo de dos años. Ésta es sin duda una de las principales fortalezas del proyecto dada la coyuntura económica actual.

Por otro lado el elemento de la noria, aunque pudiese haber tenido diferentes formalizaciones más o menos sugerentes, se trata de una estructura que guarda la baza de poderse desmontar y reutilizarse de diferentes formas o por ejemplo venderla, como ya ha sucedido en otros casos en el mundo, una hipotética situación de que dejase de ser rentable o el éxito fuese tal que se necesitase una capacidad mayor. En cuanto a esa rentabilidad, jugaría un papel decisivo la energía que será necesaria para el funcionamiento de la noria, un gasto elevado en comparación con otro tipo de miradores estáticos. Según el asesoramiento técnico de la empresa de ingeniería ARUP, esta energía podría ser suplida con los árboles solares planteados en el paseo.


...............................................................................© STAR strategies + architecture

Otro aspecto que ha suscitado dudas entre los ciudadanos es la escala de la noria en relación a otros hitos y edificaciones de Elche. Sus aproximadamente 23 pisos de altura superarán con creces cualquier edificio de la ciudad, y modificará el skyline de la ciudad. Este aspecto paisajístico no es perceptible desde una escala cercana, pero si desde una escala lejana, como determinados puntos elevados en la ciudad o al ver la ciudad desde la autovía. Sin embargo la altura de la noria queda justificada por la arquitecta del proyecto como necesaria para poder interpretar la trama de huertos de palmeras que posee Elche, una serie de cultivos agrícolas y no naturales como se suele pensar. Es una estrategia para poner en valor no el palmeral como elemento único sino como parte integrante de una trama de huertos. En comparación con la altura, la base de la noria es bastante reducida, y por tanto la superficie de palmeral a la que afectará es bastante limitada contrastada con otras propuestas que se presentaron al concurso. La centralización de la propuesta, desarrollada en un solo edificio, permitirá interferir en menor medida en el palmeral. Los trabajos de construcción del mirador, la estación y el bulevar conllevarán el tránsito de grandes maquinarias y vehículos que tendrán un destino puntual, reduciendo el impacto sobre una amplia superficie del palmeral.

Por último destacar la relevancia de este proyecto como agitador de masas, por fin se ha conseguido levantar a los ciudadanos y hacerles opinar de las intervenciones que se hacen en su ciudad. Enhorabuena.

Lunes, 21 Diciembre de 2009
Artículo publicado en el periódico 'La Verdad'. Más información aqui